Image Alt
 • Bienestar  • Yoga

Yoga

Cuerpo y mente en armonía

La práctica de esta disciplina ya lleva más de mil años en la humanidad buscando la unión de mente, cuerpo y alma a través de posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación. Si bien se desarrolló como una práctica espiritual en la India, hoy el yoga forma parte de la rutina de millones de personas en Occidente que buscan salud y bienestar.

Según se destacó en el Plan de acción mundial sobre la actividad física 2018-2030 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la práctica rutinaria de yoga es una herramienta valiosa para aumentar la actividad física y disminuir las enfermedades no transmisibles en personas de todas las edades.

Aunque es practicado en todo el mundo, sus orígenes se remontan a la India, donde se codificó y se transmitió durante miles de años en lengua sánscrita. Desde sus orígenes hasta la actualidad, esta disciplina ha integrado una variedad de técnicas mentales, físicas y espirituales con el fin de controlar al cuerpo, la respiración y la mente.

Entre sus ramificaciones se destaca el raya yoga, que enfatiza en la necesidad de calmar la mente para conectarse con el ser interno. Su esencia está escrita en el libro Yoga-sutra del sabio hindú Patañjali, que explica los ocho estadios del yoga.

Por otro, lado también existe el jñana yoga, un camino de búsqueda de conocimiento absoluto y verdad eterna. Es una rama que apunta a conectar al practicante con su divinidad propia y la de Dios, o de las diferentes deidades según sus creencias.

El karma yoga también es una escuela bastante conocida de la práctica, se basa en la idea de realizar acciones desinteresadas, de forma voluntaria y manteniendo toda la atención en aquello que estás realizando.

Según Nathalie Aguilera y Felipe Vallejos, instructores y fundadores del Centro de Yoga Hari Gopal, también hay otras escuelas que hacen más énfasis en el trabajo de posturas. “Existen diferentes estilos, métodos y técnicas. También hay versiones o adaptaciones más modernas inspiradas en ciertas tradiciones para el hombre moderno de la ciudad grande, generalmente para el occidental”, menciona Vallejo.

A pesar de sus variantes los instructores mencionan que el yoga siempre es uno. “Son diferentes caminos que se toman para alcanzar la misma meta: la liberación del hombre del sufrimiento, conectarse con la divinidad que todos llevamos adentro o, más bien, de la que todos somos parte”, menciona Vallejos, y agrega: “Algunos dirían que es una técnica para volver a casa, es decir, volver al interior de uno mismo para elevarse espiritualmente o para alcanzar una conciencia más elevada”.

Son diferentes caminos que se toman para alcanzar la misma meta: la liberación del hombre del sufrimiento, conectarse con la divinidad que todos llevamos adentro o, más bien, de la que todos somos parte.

Felipe Vallejos.

Un estilo de vida

Para Nathalie y Felipe, el yoga es una manera de vivir. “Te da conciencia de una calidad de vida más saludable, de cuidarte a vos mismo, tu alimentación, el planeta y hasta tu descanso. Te ayuda a administrar tus tiempos y a vivir en el momento presente”, comentan.

Los mismos practican con la base filosófica de Patañjali, que define al yoga como el estado en el cual las fluctuaciones mentales y emocionales se han aquietado. “Al calmar la mente, uno encuentra el silencio, y cuando esto sucede, el ser se revela en toda su esencia. No existe realmente una diferencia entre yoga y meditación. Yoga es meditación. Toda práctica verdadera de yoga la contiene, de lo contrario sería solo gimnasia”, menciona la instructora.

Yoga para todos

Esta disciplina no requiere de ningún tipo de destreza física, conocimientos o capacidades específicas previas. “La esencia de yoga es que todos puedan incorporarlo en sus vidas y en la medida de sus posibilidades”, cuenta Felipe, y completa: “Es el hábito lo que te volverá más flexible, más tonificado, energizado y saludable. Pero hay que dedicarle tiempo, esfuerzo y paciencia”.

Con la constancia empezamos a notar cómo se fortalece el sistema nervioso y glandular, se expande la capacidad pulmonar, se fortalece el cuerpo, adquirís elasticidad y flexibilidad.

Nathalie Aguilera.

La práctica sostenida incrementa las probabilidades de mejorar la calidad de vida del yogui (como se refieren al practicante). “Con la constancia empezamos a notar cómo se fortalece el sistema nervioso y glandular, se expande la capacidad pulmonar, se fortalece el cuerpo, adquirís elasticidad y flexibilidad. Al coordinar el movimiento del cuerpo con la respiración estás realizando una meditación en movimiento, desarrollás la concentración, por lo que con el tiempo lográs bajar el ruido mental, obtenés más silencio y estar en el momento presente”, dice Nathalie.

“Lo esencial es el trabajo interno. Tal vez incluso nunca logres ser flexible, pero el solo hecho de estar practicando hará que tu mente sí lo sea y alcances la tan ansiada calma. Yoga es, como dicen, un work-in, no un work-out.”, menciona Felipe.

Asanas y respiración

Vallejos y Aguilera mencionan que el cuerpo es el vehículo del alma. Las asanas, o sea la práctica de posturas, sirven para fortalecer y purificar el cuerpo físico. “Su práctica fortalece la mente —dice Felipe—; la práctica se convierte en disciplina, y cuando logramos eso, nuestro cuerpo se relaja al igual que nuestra mente”. Las asanas son la habilidad, es aprender a colocar correctamente nuestro cuerpo para tener una buena alineación, desarrollar la atención interna y la agudeza mental.

Para esto también es importante mencionar el papel de la respiración. “Esta es el puente entre el cuerpo físico y la mente. Cuando aprendemos a dominar la respiración encontramos una vía para calmar a la mente”, menciona Vallejos. Un practicante agitado difícilmente pueda encontrar la calma y entrar en un estado de meditación. Por eso es fundamental trabajar la respiración, que es la columna vertebral de toda práctica de yoga.

Felipe también cuenta que para comenzar a hacer yoga es recomendable hacerlo con un buen instructor: “Es necesario que te esté enseñando una persona que tenga una práctica sostenida por años, de manera que quien te enseña lo haga desde su experiencia. A medida que vas creciendo en tu práctica vas a poder desarrollar tu autopráctica, lo que te permitirá realizarla solo desde tu casa, pero siempre manteniéndote en contacto con quien te ha guiado, para los ajustes y correcciones”.

Ahora solo te queda buscar un profesor que te inspire, tener una buena colchoneta para sentirte cómoda en todo momento, muchas ganas de construir tu práctica de yoga y abrirte a esta serena experiencia que te promete paz, liberación y conexión con uno mismo.


Hari Gopal Yoga
Felipe y Nathalie tienen diez años de experiencia enseñando yoga. Por el momento están ofreciendo clases online a causa de las circunstancias sanitarias. Para saber más sobre sus disponibilidades y horarios, podés comunicarte al (0971) 347-938, o través de su Facebook: Hari Gopal Yoga.
COMENTARIOS
  • Avatar

    Noe

    RESPONDER

    Me encanta! Quiero empezar a practicar

    22 julio 2020
POSTEAR UN COMENTARIO