Image Alt
 • Arte  • Camila Cadogan

Camila Cadogan

Una estrella en ciernes

Tuvimos la oportunidad de descubrir a una pintora excepcional, una artista de alta sensibilidad. Quién mejor que Camila Cadogan para formar parte de nuestra edición de febrero con sus obras íntimas de pareja.

Recordá bien este nombre: Camila Cadogan. Joven y ambiciosa, esta talentosa artista paraguaya ya está en la mira de coleccionistas nacionales e internacionales, ¡y no es casualidad! 

Como muy bien dijo Pollock: todo buen pintor pinta lo que es. Los cuadros de Camila cuestionan o hacen sonreír a la gente, pero nunca la deja indiferente. Sin pudor ni rodeos, Camila inmortaliza en el lienzo escenas de su vida cotidiana y se convierte en una de las líderes del neorrealismo paraguayo, un realismo directamente influenciado por artistas como Courbet y por una tradición de la peinture de genre. 

El impacto de la llegada de un pintor como Courbet, y su escuela realista frente a la pintura clásica o romántica en el siglo XIX, no parece tan lejano. En cierto modo, nuestros ojos siguen acostumbrados y preparados para ver sujetos pintados “dignos” de un arte que es atesorado en un pedestal polvoriento por un público bastante atrasado. Camila Cadogan es una de esas artistas que traspasan los límites de la pintura en Paraguay, que van en contra de las reglas establecidas y que no dudan en sorprender como lo hace, de manera brillante, en su representación de ella y su esposo, Omar. Escenas que refrescan el repertorio nacional y muestran una obra totalmente a su imagen: apasionada, franca y sensible. 

Hablar de ella y pintar su vida cotidiana pasa por la representación del lecho conyugal, el desnudo o los hábitos domésticos de cada uno. El dormitorio es un espacio fascinante que reúne un fuerte simbolismo de la pareja, complicidad y vida en común de los esposos, el tema de la sexualidad, de las nuevas tecnologías y cómo interfieren en la relación. Todos estos elementos muestran la realidad del artista sin ningún velo. 

Es una realidad acentuada por los colores francos elegidos en sus cuadros y una composición siempre trabajada a la perfección en los dibujos preliminares. Camila conserva un fuerte poder humorístico, ligeramente oscuro y cínico, jugando a través de la representación de los cuerpos. La conveniencia le importa poco y nos lo muestra en numerosas ocasiones. Las nalgas de Omar en medio de la frase quarantine is driving me crazy (la cuarentena me está enloqueciendo) es una bofetada a nuestro voyeurismo y una metáfora humorística de su fugaz sensación de soledad.

Camila conserva un fuerte poder humorístico, ligeramente oscuro y cínico, jugando a través de la representación de los cuerpos.

Camila Cadogan no solo se suma a una tradición de artistas realistas, sino también de artistas femeninas que se han atrevido a abrir las puertas de sus vidas para contar su cotidianidad, sus estados de ánimo y dejar atrás una recopilación de obras invaluables. Nos hace pensar, en particular, en determinadas imágenes de Nan Goldin o en los penetrantes autorretratos de Suzanne Valadon. En este sentido, es importante subrayar el coraje no solo de la artista, sino también de su compañero de vida, quien apoya la creación en tantas formas y se presta al juego de la representación. 

Paralelamente al retrato que Camila hace de su pareja, también crea el retrato de su interior, al cual le da un lugar fundamental. Es un interior modesto, pero cálido, con algunos elementos de interiores típicos paraguayos como sus ventanas abatibles. Un universo relativamente neutro realzado por tejidos florales y algunas paredes malvas, azuladas o naranjas. Si tenés cuidado, ¡difícilmente verás aberturas al exterior en estas escenas de interiores! 

Su trabajo es totalmente contemporáneo y resuena en mucha gente cuando aborda el tema del encierro; un confinamiento físico, por supuesto, después de la situación de covid-19 en 2020, pero también psicológico, que Camila enfrentó en su pasado. Tanto su interior como su marido forman un pilar en su vida, una zona de confort que no se cansa de pintar y monumentalizar en lienzos de gran formato. 

Paralelamente al retrato que Camila hace de su pareja, también crea el retrato de su interior, al cual le da un lugar fundamental. Es un interior modesto, pero cálido.

¡La maliciosa franqueza de Camila Cadogan despertó nuestra curiosidad, y no nos resistimos a enviarle un cuestionario de Proust! Con estas respuestas, obtenemos un retrato explosivo y honesto:

  • ¿Principal rasgo de tu carácter? Soy muy sensible. 
  • ¿Qué cualidad apreciás más en un hombre? Que sea simpático y divertido.
  • ¿Y en una mujer? Que sea independiente. 
  • ¿Qué esperas de tus amigos? Que puedan cumplir sus sueños.
  •  ¿Tu principal defecto? Soy impulsiva. 
  • ¿Tu ocupación favorita? Me encanta pasear. 
  • ¿Tu ideal de felicidad? No preocuparme por el dinero. 
  • ¿Cuál sería tu mayor desgracia? No poder mover las manos. 
  • ¿Qué te gustaría ser? La pintora paraguaya más reconocida a nivel internacional. 
  • ¿En qué país desearías vivir? Me gustaría volver a vivir un tiempo en México. 
  • ¿Tu color favorito? Rojo.
  • ¿La flor que más te gusta? Dama de la noche. 
  • ¿El pájaro que preferís? Colibrí. 
  • ¿Tus poetas favoritos? No me gusta la poesía. 
  • ¿Un héroe de ficción? No me gustan los héroes de ficción. 
  • ¿Una heroína? Mi mamá.
  • ¿Tu músico favorito? Bad Bunny. 
  • ¿Tu pintor preferido? Lucian Freud. 
  • ¿Tu héroe de la vida real? Omar, mi esposo. 
  • ¿Tu nombre favorito? Jazmín. 
  • ¿Qué hábito ajeno no soportás? La murmuración. 
  • ¿Qué es lo que más detestás? El machismo. 
  • ¿Qué virtud desearías poseer? Me gustaría ser más diplomática. 
  • ¿Cómo te gustaría morir? Muerte súbita. 
  • ¿Cuál es el estado más común de tu ánimo? Suelo ser bastante diversa, feliz, eufórica o taciturna. 
  • ¿Tenés una máxima? La pintura es el oro del arte

Como buen inicio de año, podemos desearle a Camila Cadogan que su trabajo viaje, que su talento sea apreciado y visto en ferias de arte contemporáneo de todo el mundo. Es solo cuestión de tiempo que sus pinturas entren en las colecciones de museos internacionales y su nombre esté en boca de los más grandes críticos y marchantes de arte. ¡Qué orgullo poder contemplar un talento que ha entrado —con razón— en la historia del arte contemporáneo! Y con qué impaciencia esperamos ver adónde la llevará su arte. 

Las obras del artista están disponibles en la galería BGN / ARTE (@bgnarte en Instagram). Encontrá también a Camila en sus redes sociales como @camila_cadogan.

POSTEAR UN COMENTARIO