Image Alt
 • Actualidad  • Agnes Figuéres

Agnes Figuéres

Hacerlo todo posible

Su trabajo consiste en articular los talentos de los demás. Agnes Figuéres se desempeña como productora audiovisual y cuenta cientos de proyectos en su haber. Esta apasionada por el cine bien sabe de la importancia de las acciones rápidas en momentos decisivos, ya que ser bombera voluntaria y emergentóloga son otras de sus ocupaciones. A continuación, nos cuenta un poco más sobre sus vocaciones.

Agnes trabaja en el rubro audiovisual hace 17 años y contando. Recuerda que su interés se dio a raíz de una sencilla conversación con su padre sobre lo que le gustaría ver en la televisión, pero que los canales no mostraban. Él le dijo: “Hacé vos un programa sobre los temas que te interesan”. Fue así como agarró su cámara, una Panasonic MD9000, y produjo Hábitat TV, que hablaba sobre el medioambiente, el cuidado de la naturaleza y la problemática de los recursos naturales.

Esta fue su primera escuela y en ella aprendió a hacer un poco de todo: preparar el contenido, contactar con las personas y armar las entrevistas mientras se ocupaba de la cámara y el sonido. Siempre inquieta y con ganas de más, decidió seguir la carrera de Dirección y Producción de Cine y Televisión en el IPAC —el Instituto Profesional de Artes y Ciencias de Comunicación— mientras comenzaba a trabajar en la producción de eventos. Siguieron spots publicitarios y, finalmente, los largometrajes.

El estreno de 7 Cajas no solo marcó un antes y un después en la historia del cine nacional, también caló profundo en gente como Agnes, que deseaba dedicar su vida a este mundo. “Siento que mi corazón late diferente cuando hago algún documental”, confiesa. Con el tiempo, también se especializó en esta rama, en Cuba, y colaboró en la organización de eventos, cursos, charlas y asambleas en Asunción para que todos en el rubro pudieran crecer y aprender más.

Además de 7 Cajas, en su currículum figuran los filmes Los buscadores, donde fue productora comercial; Felices los que lloran, locacionista, mientras que en Gauchito —una coproducción con Argentina— fue jefa de producción. En Leal, Pedro Juan 2 Caballeros y Boreal ofició de coordinadora de producción y la lista sigue con cientos de proyectos audiovisuales, largometrajes, cortos, publicidades y videoclip.

Cuando te llama la vocación, ahí es. Independientemente al momento de la vida en que te encuentres.

Agnes Figuéres.

Para nuestra entrevistada, “la producción audiovisual es un sector del arte en el que se conjugan demasiados talentos y hay que aprender a trabajar con ellos”. Su experiencia en esta rama le permite articular los roles para avanzar en cada etapa del proyecto, sea cual sea la envergadura. Además, ella vela por que todos en su entorno se encuentren bien.

Para nuestra entrevistada, “la producción audiovisual es un sector del arte en el que se conjugan demasiados talentos y hay que aprender a trabajar con ellos”. Su experiencia en esta rama le permite articular los roles para avanzar en cada etapa del proyecto, sea cual sea la envergadura. Además, ella vela por que todos en su entorno se encuentren bien.

CAMINO AL ANDAR

En su experiencia, el audiovisual en Paraguay es quizás uno de los ámbitos más equitativos en cuanto a oportunidades. “Tengo el privilegio de formar parte de un rubro en el cual la participación de la mujer es muy alta. Estuve en películas donde todas las cabezas del equipo eran femeninas o al menos la gran mayoría”, relata. Por recordar algunas, cita a Tana Schémbori, Paz Encina, Aramí Ullón y Tania Cattebecke. “Son mujeres que influyen en nuestra generación y que son referentes del rubro”, continúa.

Aunque es consciente de que no todos los sectores en nuestro país se encuentran en la misma situación, se mantiene optimista en que va en aumento la presencia femenina: “Una se hace camino al andar. Hay carreras que tienen sus trabas, pero el aporte de una mujer en cualquier ámbito debe ser valorado y respetado. Cuando te llama la vocación, ahí es. Independientemente al momento de la vida en que te encuentres. Si uno siente que es verdaderamente lo que quiere, tiene que escuchar su corazón”.

Cuando el director grita “corte” y las luces se apagan, Agnes viste el traje amarillo de los Bomberos Voluntarios del Paraguay. Es buena trabajando bajo presión, y lo sabe. Quizás eso la llevó a unirse al cuerpo hace una década y hoy presta servicio en la Segunda Compañía de Santísima Trinidad. Además, es emergentóloga o, en simples palabras, licenciada en Emergencias Médicas, siempre dispuesta a ayudar si alguien lo necesita.

“Una vez que te hacés voluntario, te profesionalizás a nivel técnico. Soy instructora y tengo especializaciones en rescate vehicular, todo lo que sea prehospitalario, primeros auxilios psicológicos y manejo defensivo”, dice.

Al consultarle cómo logra equilibrar dos profesiones tan demandantes, ella responde con total franqueza que “yo creo que el equilibrio está en hacer lo que te gusta” y reflexiona que “inclusive cuando te gusta lo que hacés, cuesta un poco. Tengo la ventaja de contar con una familia que me apoya, en el audiovisual trabajo con amigos y en los bomberos tengo un segundo hogar. Creo que cuando estás en el lugar correcto y el entorno es apropiado, entonces todo se hace posible”, finaliza.

COMENTARIOS
  • Avatar

    Mara Portillo

    RESPONDER

    Estoy tan orgullosa de conocer a esta mujer y llamarla amiga! La hermana que me regaló la vida. Todes deberían tener una Agnes en su vida. Ya era hora de que empezaran a narrar su historia, particularmente, me inspira mucho! ♥️

    25 marzo 2022
POSTEAR UN COMENTARIO