Image Alt
 • Gourmet  • Tostadas: más que un desayuno

Tostadas: más que un desayuno

Hay muchas formas de llamar a las tostadas. En algunas partes del mundo llevan nombres específicos, como la bruschetta y las tapas, en los cafés más modernos las llaman “tostas”, de forma juguetona, pero en referencia al ingrediente principal de todos: una rebanada de pan crujiente.

En Italia, el pan y el aceite de oliva siempre fueron productos accesibles a todo el pueblo, así que las bruschettas llegaron a ser consideradas “platos de pobres”, pues se dice que los campesinos aprovechaban el pan duro con sal marina y aceite extravirgen. Hoy día se considera un ritual servirlas como aperitivo o para acompañar bebidas de todo tipo.

La clásica bruschetta parte de una rebanada más o menos de 2 cm de grosor tostado, preferentemente, en una paila o sartén. Inmediatamente después de retirarla del fuego, se frota con un diente de ajo para impregnarla del perfume. El pan es coronado con tomate en cubos sazonado con albahaca, sal y el mencionado olio.

Al armar una tostada, tenés que tener en cuenta la textura del pan.En muchos casos puede parecer seco al gusto, por eso tenés que elegir toppings cremosos o húmedos, como una salsa de queso, crema ácida o guacamole.

Lo cierto es que no hay una sola forma de prepararla y todo depende de la región italiana en la que uno se encuentre (o de los ingredientes que uno disponga, hoy día). Hay recetas que incorporan mozzarella fresca, jamón o hasta alcachofas. Y si querés prepararlo al estilo toscano, solo te queda agregar un poco de embutidos.

Las tapas, por su parte, vienen de la tradición española y varían de la versión italiana en más que el mero tamaño (si bien las tapas pueden ser prácticamente cualquier aperitivo, nos enfocamos en su versión montada sobre pan). Así como sucede con las bruschettas, la receta de las tapas depende de la zona de España en la que uno se encuentre y la variedad es casi inacabable.

Recordá que el aceite de oliva es el mejor amigo del pan. Si te gusta el ajo, pero no te gusta masticarlo, podés perfumar el pan frotando suavemente un diente fresco de ajo.

No existe un límite, realmente, en lo que se refiere al tamaño de estos platillos, pero usualmente no son más grandes que un par de bocados y puede servirse tanto frías como calientes. Aquí también es frecuente el uso del aceite de oliva, aunque la cantidad de ingredientes varía desde el jamón ibérico o una morcilla hasta una elaborada tortilla de papas. El queso de cabra, el queso brie, cebollas crujientes o caramelizadas y la chistorra (un tipo de embutido de cerdo) son solo algunos de los toppings más usuales de las tapas.

Si estás buscando una alternativa más sana, podés reemplazar el queso y la crema por yogur griego. Aderezalo con sal, pimienta y ciboulette para un mejor efecto.

Con el advenimiento del fenómeno del brunch, restaurantes franceses y estadounidenses empezaron a experimentar con las infinitas posibilidades de la rebanada de pan. ¡Tan noble alimento! Y a partir de ahí podemos apreciar decenas de recetas que toman como punto de partida el pan con el aguacate, ya sea en forma de tajadas o de guacamole, combinado con huevos o vegetales. Realmente, las opciones son infinitas y solamente se necesita un poco de creatividad.

COMENTARIOS
  • Avatar

    noelia

    RESPONDER

    Hola, me encantas las brusquettas y las tostadas con muchos agregados!!

    27 mayo 2020
POSTEAR UN COMENTARIO